Removedor para pinturas Wesco

Removedor para pintura

Removedor para todo tipo de pinturas y lacas. Se aplica con brocha o por inmersión.

Categorias: Pintura automotriz
Descripción

El removedor para pinturas disolvente superactivo es un producto formulado con parafinas y disolventes muy activos que atacan casi todo tipo de pinturas, facilitando su remoción total para trabajos que requieren la aplicación de un sistema nuevo de acabado.

Sirve para remover pinturas, barnices o lacas de superficies metálicas o de madera especialmente cuando se desea cambiarlas por otras.

No se recomienda para plásticos o fibra de vidrio.

Usos
Para eliminar pinturas o barnices deteriorados o en buen estado. No es recomendable su uso sobre superficies de fibras de vidrio y plásticos ya que este producto podría deteriorarlos.
Aplicación
El removedor de pintura y laca Wesco se aplica con brocha o por inmersión del objeto cuya pintura se quiere eliminar, dejándolo actuar durante 10 o 15 minutos, al término de los cuales se retira la pintura reblandecida con una rasqueta o cepillo. Si quedan restos de pintura en zonas de capas gruesas se le aplica de nuevo el removedor hasta lograr su total remoción.

A continuación se lava la superficie, primero con agua y luego con disolvente, para eliminar cualquier traza de removedor sobrante.
Especificaciones
Gravedad especifica: Entre 1.10 - 1.18 gr/cm3
Dilución para uso: No necesita
Método de aplicación: Brocha
Tiempo de reacción del producto: Hasta 10 minutos
Temperatura de almacenamiento: Entre 4 a 30 grados Centígrados bajo techo
Preparación de Superficie
Verificar que las superficies se encuentren libres de polvo, grasas y otros contaminantes antes de utilizar nuestro producto.

Aplicar el producto suavemente con brocha formando capas gruesas y uniformes sobre las pinturas o barnices que va a remover y de esta manera obtendrá mejores resultados.

Dejar actuar el producto durante 10 a 15 minutos dependiendo del tipo de pintura o barniz y luego remover la pintura con espátula. Algunos tipos de pinturas requieren de varias aplicaciones de removedor para su eliminación total.

Cuando toda la pintura haya sido removida, lavar con suficiente agua para evitar residuos y luego aplicar un solvente para eliminar totalmente todos los residuos de grasas.